Diversidad lingüística y políticas públicas en Senegal

Caroline Juillard

Profesora en la Université Paris Descartes (Francia)

Descarga el archivo completo en PDF

Senegal es un país al que he ido desde 1985 tanto por temas de investigación sociolingüística como por relaciones de amistad. Poco a poco me convertí en hablante de wolof, la lengua más hablada con diferencia, y gradualmente aprendí como comportarme, vivir y actuar en medio de entornos plurales. Mi primera visita a Senegal coincidió con el comienzo de una investigación colectiva sobre el estado de la wolofización del país, iniciada a medianos de los ochenta por el laboratorio de sociolingüística de mi universidad, veinte años después de la primera investigación sobre el tema (CLAD, 1965). Mi colega Louis Jean Calvet, quien por aquel entonces era director del laboratorio y estaba muy entusiasmado en el desarrollo del estudio de la linguae francae en África, tenía la intención de comparar el desarrollo del uso del wolof en la capital, Dakar, y en la región más multilingüe, Casamance.