Editorial

Petróleo y TIC en África

La bajada del precio del petróleo en los mercados internacionales ha puesto en serios aprietos a las economías de los países productores de crudo, y las de los africanos no son una excepción. No vamos a insistir aquí en las distorsiones que provoca en la economía la dependencia de los recursos naturales, que pueden llegar a ser “malditos”. Sí que podemos recordar que gran parte de los países africanos que se consideran bendecidos por los recursos naturales, como Nigeria, Angola y la República Democrática del Congo, presentan unos parámetros sociales marcados por la desigualdad, la malnutrición y la alta mortalidad infantil. Los datos nos muestran que los abundantes recursos no han servido para el desarrollo sino para consolidar en el poder a unas elites cleptómanas. El fin del espejismo de los recursos naturales puede ser la oportunidad para apostar por un desarrollo sostenible, basado en las nuevas tecnologías de la información, las TIC. África dispone del capital humano, y así lo demuestra con iniciativas a lo largo del continente, en que se ha suplido con ingenio la falta de apoyo institucional y las carencias logísticas. Las aplicaciones destinadas a la medicina preventiva, el apoyo escolar y el sistema financiero, por poner unos ejemplos, son apreciadas por su sencillez y adaptación al medio africano. Son, en definitiva, un escaparate de la capacidad africana en las TIC en un momento de crisis de las industrias extractivas.

Leer más:Editorial número 33

Editorial

Intransigencia del poder etíope

Las revueltas de oromos y amharas contra el Gobierno etíope, en manos de la minoría tigre desde 1991, han dejado centenares de muertos, según algunas asociaciones de derechos humanos, entre ellas Human Rights Watch. Las protestas, que han tenido trascendencia internacional tras los gestos realizados por el atleta Feyisa Lilesa, segundo en la prueba de maratón en los Juegos de Río, confirman la dificultad que tiene el poder central para ganarse a las dos principales etnias del país en su proyecto político. En 25 años, Etiopía ha crecido de forma sostenida y ha logrado mejorar los parámetros sociales, pero ha sido incapaz de abrir espacios de diálogo con la oposición, reducida al silencio mediante coacción. Como poder regional, Etiopía es garante de la estabilidad en la región, en especial en Somalia, y recibe el apoyo occidental en su litigio con el régimen eritreo, el más cerrado y dictatorial de África. Un papel para el que necesita un amplio consenso social, en peligro por la intransigencia del Gobierno ante las reivindicaciones de oromos y amharas.

Leer más:Editorial número 34

Estrategias e identidades cambiantes en las tierras fronterizas del norte de Etiopía: percepciones del grupo fronterizo de los Irob1

Alexandra Magnólia Dias
Investigadora del ISCTE-IUL, Instituto Universitario de Lisboa

La frontera entre Eritrea y Etiopía ha ido cambiando de estatus con frecuencia desde el siglo XIX hasta la independencia de Eritrea (Triulzi, 2006:7). Con la creación de  Eritrea como colonia italiana y antes de la incorporación de Etiopía al Imperio Italiano del África oriental, la frontera definida según los tratados coloniales cristalizó en 1936. Aun así, la frontera sufrió sus altibajos durante las décadas de convivencia política. De hecho, el estatus de la frontera cambió de ser una mera marca administrativa interna, a una frontera colonial, a la disolución, a una frontera  interestatal durante la década de la Federación, convirtiéndose en una frontera interna de nuevo, yendo a través de una fase de disputada tierra de nadie durante la guerra civil y, finalmente, logrando un estatus de frontera internacional entre dos estados soberanos. Antes del estallido de las hostilidades en mayo de 1998, la frontera nunca había sido delimitada o demarcada. A nivel práctico, los grupos étnicos situados en ambos lados continuaron con sus negocios diarios habituales independientemente de la línea fronteriza. Para los grupos de las tierras fronterizas, la independencia de Eritrea tenía una importancia secundaria ante la sensación general de seguridad generada por el fin de la guerra civil contra el Derg.

Leer más:El grupo fronterizo de los Irob

El Great Limpopo Transfrontier Park (GLTP): la expansión encubierta del Kruger National Park (KNP) en Mozambique y el problema de la tierra

Albert Farré

Universidad de Brasilia, Departamento de Antropología (PPGAS)

Esta es una historia triste. De ella, como de tantas otras historias tristes, se pueden sacar algunas conclusiones. En el fondo, se trata de un ejemplo más de cómo determinadas políticas que se presentan como incluyentes y beneficiosas para un ámplio número de actores, al final no resultan ser tan incluyentes, y acaban beneficiando a un número más bien reducido de actores, generalmente a costa de otros que, finalmente, se sienten frustados por las expectativas que les habían contagiado.
El ejemplo que nos proponemos explicar tiene especial interés porque se encuentra en uno de los lugares del mundo que, pocas décadas atrás, despertó grandes expectativas a escala mundial: la Suráfrica post-apartheid, especialmente en la versión imaginada através de Nelson Mandela, gracias a la profunda entereza y humanidad que su persona transmitía.

Leer más:El Great Limpopo Transfrontier Park (GLTP): la expansión encubierta del Kruger National Park...

El poder perdurable de la Conservación Fortaleza en África

Dan Brockington

Universidad de Manchester

¿Qué es la Conservación Fortaleza? Es un término bien conocido, pero quizás se utiliza con demasiada frecuencia. ¿Qué significa realmente? La frase connota imágenes de áreas de conservación fuertemente protegidas, rodeadas de vallas y alambre espinoso, vigiladas por guardas bien armados, que defienden la naturaleza de las fuertes amenazas exteriores. Es un término que sugiere también imposición e injusticia, donde las fronteras firmes existen porque la conservación es impopular, porque los objetivos de la conservación tienen que ser vallados y protegidos, ya que, de lo contrario, desaparecerían por el descontento popular, o al menos por una oposición bien armada.

Leer más:El poder perdurable de la Conservación Fortaleza en África